martes, 11 de septiembre de 2012

El Lazarillo de Tormes.





Leo en algunos artículos que la novela "El Lazarillo De Tormes" dejará de ser anónimo y se podrá descubrir su autor. Cada artículo, cada investigación es diferente, y cada autor desea conseguir el nombre de quién lo escribió. Detalle (perdonen el comentario) que me aburre.

Lázaro es para mí un niño renegrido, de un moreno sucio, muerto de hambre: alegre, vivo y tierno. Y si ha de tener dueño, ya los tuvo,  aquellos que deseando tener a un sirviente, bien le hicieron conocer el mundo, eso sí, con las paredes del estómago unidas por el hambre y despertando de la inocencia con la crueldad e ironía que caracteriza la picaresca de una novela tan sublime. Y es que Lázaro se ha convertido en uno de mis libros que para mí no importa quién lo escribió, ¿les gustaría a ustedes saber su autor?. Solo me intriga la mirada de un niño que por llevarse un trozo de pan a la boca busca dueño y señor que le alimente, a base de fatigas, engaños y burlas, nuestro querido Lázaro nos recuerda que la necesidad enseña y yo me atrevo a decir, que también, obliga.
Casándose al final nuestro Lazarillo con una buena mujer donde en malas lenguas reposa su nombre, pero donde la buena fortuna queda a Merced del amor y un buen plato de comida.

¿Fue tan cierta la historia, que quien quiso dejar su obra en el anonimato era el mismo protagonista que tenía el estómago vacío?. Me pregunto.

__

Y me digo "Desto y daquello" entiendo yo poco, pero con Lazarillo y este mundillo, me las entiendo. O no "tenés" vos también ¿esencia picaresca?.


Con cariño, Lou.